Inicio Demo Sala Privada

Demo Sala Privada

AQUÍ PUEDE IR EL LOGO, TÍTULO O TEXTO QUE SE DESEE

Aquí puede ir el texto que se quiera, más fotos y videos extra, independientes de las película.

EJEMPLO:

Richard Sherman (Tom Ewell) es un ejecutivo de mediana edad que trabaja en una editorial modesta, un hombre simplón y confiado con una imaginación hiperactiva que se encuentra en medio de una crisis de madurez. Su esposa Helen (Evelyn Keyes), y su hijo, Ricky (Butch Bernard), pasan el verano en Maine, a la orilla del mar. Cuando regresa a casa una tarde con la pala de kayak que Ricky se había olvidado, se encuentra con una mujer (Marilyn Monroe), una actriz de publicidad y modelo que tiene alquilado el apartamento de arriba mientras trabaja en el rodaje de unos anuncios de pasta de dientes para televisión.

Esa noche, mientras trabaja leyendo el manuscrito de un libro en el que el psiquiatra Dr. Brubaker argumenta que casi todos los hombres tienen una relación extramarital en el séptimo año de matrimonio (el ‘picor del séptimo año’ del título original). Sherman tiene una conversación imaginaria con su esposa, en la que intenta convencerla de que las mujeres le encuentran irresistible, incluida su secretaria, una enfermera y la madrina de boda de Helen, pero ella se ríe de la situación. En ese momento, una tomatera se estrella sobre su tumbona: la mujer del apartamento de arriba la ha hecho caer accidentalmente, y se asoma desde el piso superior para disculparse. Sherman aprovecha para invitarla a una copa.

Ella le hace esperar mientras se viste: guarda su ropa, incluida la interior, en el frigorífico para que esté fresquita, dado el calor que hace en la ciudad. Cuando llega al apartamento de Sherman, charlan mientras toman una copa; cuando ella ve el anillo en su dedo, él intenta una explicación pero ella se muestra indiferente, ya que no tiene especial interés en él, sino en su aire acondicionado. Sherman tiene una fantasía en la que su interpretación del Segundo Concierto para Piano de Serguéi Rajmáninov la hace caer en sus brazos, pero en realidad ella prefiere jugar al mikado. Abrumado por sus fantasías, Sherman la abraza e intenta besarla, con el resultado de que ambos se caen del banco del piano en el que están sentados. Él se disculpa, pero ella no le da importancia porque le pasa continuamente con los hombres. Avergonzado, Sherman le pide que se marche de su apartamento.